Escuchar activamente a mi animal: ¿Qué me estoy perdiendo?
Aquí te cuento qué es la escucha activa y cómo podemos aplicarla con nuestros compañeros para mejorar nuestra relación con ellos. Descubre la técnica de aprender a escuchar y sus matices.

Escuchar debería ser un acto consciente. Sin embargo, con la aceleración del ritmo de vida que llevamos en la actualidad, la mayoría de nosotros no practica ni entrena una escucha activa en su día a día. Aquí voy a sintetizar en qué consiste la técnica de la escucha activa, basada en el trabajo del psicólogo estadounidense Carl Rogers, y cómo podemos aplicarla con nuestros compañeros peludos para mejorar nuestra relación con ellos.

Aunque hablemos el mismo idioma y tengamos un lenguaje corporal parecido, escuchar eficientemente puede ser muy complicado entre seres humanos… ¡Imagina lo complicada que se puede volver la comunicación entre animales y humanos! Por esa razón, en este artículo, trasladaré los conocimientos sobre esta técnica a la relación con nuestros animales.

¿Qué es exactamente la escucha activa?

Escuchar es, según la Real Academia Española, “Prestar atención a lo que se oye.” A pesar de que escuchar se ha considerado siempre como la mera acción pasiva de oír, los avances en el campo de la psicología, han demostrado la importancia de desarrollar una escucha realmente eficaz.

La escucha activa es un término acuñado por el psicólogo humanista Carl Rogers, que centra el enfoque de la escucha en el individuo (1). De este modo, se define “escucha activa” como la habilidad de escucha eficiente a través de tres principios básicos: sensibilidad, empatía y atención (2). La práctica de la escucha activa requiere de dar concentración y atención a todo lo que el otro individuo esté expresando, tanto verbal como no verbalmente, por lo que se requiere que previamente la persona esté liberada de preocupaciones, distracciones o prejuicios personales (3). Digamos, por tanto, que se trata también de un esfuerzo ético y de aceptación plena durante la escucha (4,5).

Lo más sorprendente es que diversos artículos científicos apuntan que los individuos que son escuchados activamente muestran una mayor madurez emocional, menor nivel de autoritarismo, y una escucha más cuidadosa hacia sí mismos, en comparación con aquellos que no fueron escuchados de esta forma. De igual manera, las personas que realizan una escucha activa exhiben una mayor receptividad para incorporar puntos de vista diferentes a los propios (6).

¿Por qué escuchar activamente a tu animal?

Como ves, la escucha activa presenta relevantes beneficios en las relaciones interpersonales. Como no podía ser menos, aplicarla con tu animal, mejorará vuestra relación.

La escucha activa a tu animal te permitirá conocerle más a fondo (sus gestos, sus hábitos, su gestión de las diferentes situaciones, su forma de sociabilizar en cada contexto,…). De esta forma, sabrás antes cómo resolver posibles conflictos de intereses, y generaréis un vínculo más sólido.

¿Qué herramientas usar para escuchar activamente a tu animal?

Según Carl Rogers, el primer paso para escuchar es aceptar tus propias emociones. No se puede empatizar con el otro si uno no ha aceptado aún plenamente su realidad (1).

El siguiente paso, igualmente fundamental, es soltar con cualquier expectativa o necesidad que tengas. Por ejemplo, puede que esperes que tu animal se comporte de una manera determinada en un momento dado. Eso es una expectativa. Si, además, tu animal no hace lo que tú esperabas, y sientes una ligera frustración por ello, eso es necesidad. El truco para entender a tu animal pasa por liberarse de toda expectativa y toda necesidad. Si queremos entenderles, tenemos que mirarles de forma depurada, despejada.

Además de observar a tu animal desde esta libertad, los psicólogos han enumerado en seres humanos otras herramientas imprescindibles (7) que pueden ser aplicadas a nuestras familias multiespecie. Éstas son:

  • Esfuerzo real por entender al emisor: mira detenidamente la postura de tu animal, sus gestos, su mirada, cualquier expresión facial, y evalúa cómo le sientes sin temer equivocarte.
  • Concentración y manejo eficiente de distracciones: es muy común que vivamos atentos a muchísimos estímulos al mismo tiempo, tanto del entorno como pensamientos que nos rondan la cabeza durante el día. Haz un esfuerzo por manejar estas distracciones y concentrarte. Cuando quieras saber qué está demandando, comunicando o necesitando tu animal, concéntrate en él. Estar pensando en otras cosas, o estar pendiente de otros estímulos, dificultan la claridad en la comunicación con tu animal.
  • No finjas prestar atención: en ocasiones, ir con prisa y estrés a los sitios, hace que hagamos actividades con nuestro animal mientras en realidad estamos, en parte, motivados a terminar esa actividad para iniciar aquella otra cosa que tenemos pendiente. Por ejemplo, tu animal te pide juego y juegas con él unos minutos por cumplir, para satisfacerlo, mientras que tu mente se enreda en otros asuntos. Y, así, se vuelve imposible una escucha activa durante el juego.
  • Síntesis de la comunicación: no se trata de evaluar absolutamente todo movimiento, comportamiento o pestañeo de tu animal. Se trata de absorber lo más relevante para poder entender si tu animal se encuentra a gusto, si necesita más o menos juego, más o menos actividad, si presenta algún comportamiento raro o nuevo, etc.
  • Paciencia: no evaluar de forma impaciente al emisor y sus sentimientos. En el caso de una escucha activa hacia tu animal, él o ella es capaz de mostrarte las cosas que le importan, pero el proceso de conocerle a fondo no sucede de la noche a la mañana. No sólo requiere entrenar estas técnicas hasta generar un hábito de ellas, sino que también entra el juego la capacidad de intuición y percepción sensible. No te exijas, y aprende pacientemente quién y cómo es tu animal.

Resumen y conclusiones

La relación que tienes con tu animal no es necesariamente de menor valor que la que tienes con las personas de tu entorno. En realidad, si pasas mucho tiempo con tu animal, es probable que sientas vuestra relación muchísimo más importante que otras. De hecho, los animales son a veces nuestros primeros facilitadores de crecimiento personal, tanto a través de los momentos alegres, como gracias a los conflictos que surgen en la convivencia.

Tienes la oportunidad de vivir con más presencia, consciencia y atención todos los momentos compartidos para aprovecharlos al máximo y sacar su aprendizaje. La escucha activa es una herramienta más, entre muchas, para mejorar la interrelación con tu animal.

Por eso, te animo a analizar cómo percibes a tu animal cuando le observes. Siéntele sin temor a equivocarte. Al fin y al cabo, tú eres quien mejor le conoce.

Referencias

  • (1) Escucha Activa y Empática. https://books.google.es/books/about/Escucha_activa_y_emp%C3%A1tica.html?id=Rm12DwAAQBAJ&redir_esc=y
  • (2) Comunicación Consciente y Escucha Activa: Pautas para una Mejora de las Relaciones Interpersonales. http://tauja.ujaen.es/bitstream/10953.1/4043/1/Segura_Viedma_Ftima_TFG_Psicologa.pdf
  • (3) Active Listening: More than just Paying Attention. https://search.informit.org/doi/abs/10.3316/informit.366629010280498
  • (4) Priorities of Listening Research: Four Interrelated Initiatives. https://researchportal.tuni.fi/en/publications/priorities-of-listening-research-four-interrelated-initiatives-a-
  • (5) Active Listening in Peer Interviews: The Influence of Message Paraphrasing on Perceptions of Listening Skill. https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/10904010903466311
  • (6) Active Listening. https://wholebeinginstitute.com/wp-content/uploads/Rogers_Farson_Active-Listening.pdf
  • (7) Relación y Comunicación. https://books.google.es/books/about/Relaci%C3%B3n_y_comunicaci%C3%B3n.html?id=JnCGnQEACAAJ&redir_esc=y
Escuchar activamente a mi animal: ¿Qué me estoy perdiendo?

Jara Gutierrez

Bióloga, Doctora en Etología y Bienestar Animal.

RECUERDA

El contenido de la Zona Holística es exclusivamente realizado para sus miembros, por lo que no se permite copiar, difundir o compartir el contenido que encontrarás aquí dentro con plataformas externas o personas que no formen parte de la Zona Holística. Todo el contenido pertenece a miperrocomebarf.com y está protegido por derechos de autor ©.

También te puede interesar

8 suplementos para reducir niveles de estrés en perros

Entendiendo el miedo: cómo ayudar a un perro que siente inseguridad

Consejos para incorporar un segundo perro en casa

Veterinarios integrativos: qué significa trabajar desde este enfoque

Escuchar activamente a mi animal: ¿Qué me estoy perdiendo?

El sinsentido de la pena y la culpa en la relación con nuestros perros

Por qué NO debes bañar a un perro con champú para humanos

Cómo identificar las señales de estrés en perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación