Por qué NO debes mezclar comida cruda y pienso en el mismo plato

por que no mezclar pienso y dieta cruda en el mismo plato
Muchas personas cometen el error de mezclar comida cruda y pienso (alimento seco) en el mismo plato de comida, bien sea al dar una dieta mixta o durante la transición a la dieta BARF. Sin embargo, esto no es aconsejable por varias razones y en este artículo te explicaré por qué no debes mezclarlos.

¿Puedo mezclar comida cruda y pienso en el mismo plato? Esta es una pregunta muy frecuente entre las personas que inician en la dieta barf o en aquellas personas que quieren ofrecer una alimentación mixta (50% pienso, 50% dieta BARF). Sin embargo esta práctica no es recomendable ya que puede generar trastornos gastrointestinales que pueden incomodar a tu peludo, además hacerlo más vulnerable ante cualquier patógeno que pueda contener la comida cruda. ¿Por qué? Veamos. 

El pienso y la comida cruda tienen procesos digestivos diferentes 

El sistema gastrointestinal de nuestros perros cuenta con un ambiente naturalmente ácido, con un pH estomacal que ronda entre 1 y 2. Esto es así por varias razones: 

  • Ciertas enzimas digestivas, incluyendo la Pepsina ―enzima encargada de descomponer las proteínas― solo se liberan cuando la acidez del estómago se encuentra entre 1 y 2. 
  • La acidez del estómago protege al sistema gastrointestinal (y a todo el organismo) de los patógenos contenidos en las carnes crudas. 
  • Este ambiente ácido ayuda a desmineralizar los huesos carnosos, disolviendo el hueso para descomponerlo y facilitar la absorción de los minerales y otros nutrientes.

Ahora bien, el problema de mezclar pienso con la comida cruda es que el pienso altera el pH estomacal natural del perro, convirtiéndolo en un pH alcalino e interfiriendo con todas las funciones anteriormente descritas. ¿Qué quiere decir esto? Que si mezclas pienso con comida cruda, podría pasar lo siguiente: 

  1. La digestión de las proteínas será mucho más pobre ante la disminución de la Pepsina y otras enzimas pancreáticas, ocasionando en muchos casos problemas gastrointestinales que pueden ir desde una simple diarrea, hasta problemas de inflamación crónica gracias a la respuesta inmune que tiene organismo ante proteínas y otras partículas de comida sin digerir. 
  2. El estómago y sistema gastrointestinal de tu peludo no será capaz de neutralizar eficientemente las bacterias y otros patógenos contenidos en las carnes crudas, por lo que será mucho más vulnerable ante ellas (cosa que no sucedería si no mezclas el crudo con el pienso). 
  3. Al carecer de la correcta acidez, los huesos carnosos que le des no se desmineralizarán correctamente, disminuyendo por supuesto el aporte nutricional de minerales a su dieta (especialmente de Calcio, Fósforo, Magnesio y Zinc), además de correr el riesgo de sufrir obstrucciones por la incorrecta digestión del hueso. 
Cambia la dieta de tu perro con la ayuda de mi Guía Completa de la Dieta BARF​

En ella encontrarás todo lo necesario, explicado paso a paso, para cambiar a una dieta cruda, casera y balanceada.

¡Además, incluye una guía de suplementos!

El pienso y la comida cruda tienen tiempos de digestión diferentes

Además de los problemas que ya he descrito, el pienso y la comida cruda tienen tiempos digestivos diferentes, principalmente gracias a la gran cantidad de almidones resistentes que tienen los piensos. 

Los almidones resistentes se fermentan en el intestino haciendo más lenta la digestión, lo cual supone un problema adicional a nivel intestinal ya que el proceso de fermentación hará que el alimento crudo permanezca en los intestinos más tiempo del necesario, generando una oportunidad perfecta para que puedan proliferar bacterias oportunistas. 

Entonces, ¿qué hacer?

Si quieres realizar una transición gradual del pienso a la dieta barf o si quieres dar una dieta mixta puedes hacerlo sin problema, pero te recomiendo hacerlo en tomas separadas. Por ejemplo: dar por la mañana pienso y por la noche dieta cruda, de esta forma evitas interferir con la correcta digestión de la comida cruda y los posibles trastornos gastrointestinales y consecuencias negativas que la mezcla conlleva. Lo que SÍ puedes mezclar con el pienso son las verduras o frutas. 

Adicional a esto, puedes incluir vinagre de manzana en sus comidas o en su agua de beber para ayudar a mantener una correcta acidez del tracto gastrointestinal, además de incluir probióticos (como el yogurt natural, el kéfir o los vegetales fermentados) que ayudarán a mantener un buen balance de la microbiota intestinal y contribuirán a mejorar la digestión y la resistencia de tu peludo ante patógenos. 

¡Ahora lo sabes! Si te gustó el artículo, comparte para ayudarme a llegar a más personas. 

Por qué NO debes mezclar comida cruda y pienso en el mismo plato

Jessica Da Silva

Especialista en Nutrición Natural Canina y Felina

1 comentario en “Por qué NO debes mezclar comida cruda y pienso en el mismo plato”

  1. He escuchado a varias personas decir que les funciona muy bien la dieta mixta de barf con pienso con sus perros, ya que tanto una como la otra por separado les daban problemas.

    El tiempo que es el caso de muy pocos caninos. Pero es vital para ellos saber que si hace la dieta mixta deben hacerla con tomas separadas.

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Próxima Masterclass: Alimentación y Suplementación para perros senior

Aprende lo necesario para maximizar la calidad de vida de tu peludo y retrasar su envejecimiento a través de la nutrición y suplementación.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación