¿Tienes miedo a las bacterias en la dieta BARF? Si es así, debes leer este artículo

La primera reacción de muchas personas, incluyendo veterinarios, cuando hablamos sobre alimentar a nuestros perros y gatos con proteínas animales crudas es decir: “alimentarlos con comida cruda es peligroso, porque contiene muchas bacterias y salmonella, lo cual podría perjudicar su salud”.

Sin embargo, esa afirmación no es más que un mito, no porque la carne cruda no contenga bacterias (que sí las tiene), sino porque las bacterias y los posibles parásitos contenidos en la carne cruda no son igual de peligrosos para tu peludo como lo son para nosotros.

Los carnívoros y las bacterias

Debemos recordar que los perros y los gatos pertenecen al orden Carnivora lo cual significa que sus dientes y tracto digestivo han sido diseñados y evolucionado a través del tiempo para comer y digerir otros animales (crudos, por supuesto), al igual que un herbívoro ha sido diseñado para comer y digerir vegetación.

Al ser carnívoros, el organismo de nuestros peludos no solo está biológicamente adaptado y preparado para digerir y procesar alimentos crudos sino que está equipado para lidiar con las bacterias, parásitos y posibles patógenos que puedan encontrarse dentro de estos alimentos.

De hecho, nuestros peludos necesitan este tipo de alimento (dieta cruda) para lograr un estado óptimo de salud y, las bacterias y parásitos que nosotros los omnívoros tanto tememos, no tienen el mismo efecto catastrófico sobre la salud de los carnívoros.

La acidez estomacal de tu peludo lo protege de bacterias

El estómago de nuestros peludos tiene una alta acidez, y su PH puede variar entre 1 y 2. Este ambiente ácido cumple varias funciones dentro de su organismo, siendo una de ellas la de neutralizar posibles patógenos, virus y bacterias.

El problema está en que los peludos alimentados con pienso o perrarina tienen un pH estomacal más alcalino, lo cual los hace vulnerables a parásitos, afecta y entorpece su digestión, además de limitar e inhibir la absorción de los nutrientes, entre muchas otras consecuencias negativas.

Por lo tanto, el cambio a una dieta cruda ayudará a balancear el PH estomacal de tu peludo y fortalecerá su sistema inmunológico. Si te interesa realizar el cambio a la dieta natural, en este artículo te explico cómo hacer la transición.  

Descarga GRATIS la Guía de Nutrientes Esenciales para perros y gatos junto a sus fuentes naturales

Nuestros peludos necesitan alimentos vivos

Los perros y gatos necesitan alimentos vivos que contengan bacterias ❗ Las bacterias son muy importantes para la salud de nuestros peludos (por supuesto, hablo de las bacterias beneficiosas), ya que constituyen la microbioma.

La microbiota es una colonia de microorganismos que viven en los intestinos (y en otras partes del cuerpo) y que son fundamentales para la salud y para el buen funcionamiento y balance del sistema inmunológico de tu peludo.

microbiota de los perros

Las bacterias beneficiosas que viven en la microbiota compiten por los nutrientes contra las bacterias dañinas, neutralizándolas y desacelerando su crecimiento. Además, forman una barrera contra contra carcinógenos, metales pesados, toxinas y alérgenos, conduciéndolos hasta que salen del cuerpo.

Los perros y gatos alimentados con una dieta cruda natural tienen una microbiota más rica y diversa, lo cual ayuda directamente a su sistema inmunológico, a la correcta absorción de los nutrientes y a su digestión. Mientras que los peludos alimentados con pienso tienen una microbiota menos diversa, lo cual los hace vulnerables ante parásitos y enfermedades.

¿Y qué pasa con los patógenos?

Los patógenos capaces de dañar a nuestros peludos se encuentran usualmente ubicadas en el tracto gastrointestinal de los animales (el cual no incluimos dentro de las vísceras aptas en su dieta, por seguridad). Además, los parásitos pueden matarse mediante la congelación si seguimos los tiempos de seguridad recomendados.

tiempos de congelacion dieta barf

¿Cuáles son los órganos que debemos evitar?

  • Esófago ⚠
  • Estómago ⚠
  • Intestinos ⚠

➡ Así que, como ves, si evitas los órganos del sistema gastrointestinal, congelas los alimentos durante tres días (el cerdo, el pescado y la carne de caza durante 10 días) y te aseguras de comprar carnes destinadas para consumo humano (proveniente de una buena fuente), no deberías temer a los parásitos u otros patógenos.

¿Y la Salmonella?

La Salmonella no tiene un efecto catastrófico en el organismo de nuestros peludos, como sí sucede con los humanos. Los perros y los gatos están equipados con un ambiente gastrointestinal ácido, con enzimas digestivas y bilis, los cuales ayudan a conducir el tránsito de la salmonella por el organismo de nuestros peludos sin causar ningún tipo de enfermedad.

De hecho, diferentes estudios han encontrado rastros de Salmonella en el 36% de las heces de perros sanos examinados y en el 18% de las heces de gatos sanos.

Así que, como ves, la Salmonella no debería detenerte a la hora de cambiar a una alimentación natural, biológicamente apropiada para su especie.

Consejos y medidas de seguridad para evitar bacterias dañinas

Como ya aprendimos, nuestros peludos están perfectamente equipados para lidiar con las bacterias contenidas en la comida cruda. Sin embargo, hay algunas cosas que podemos hacer para asegurarnos de que los exponemos a la menor cantidad posible de bacterias dañinas y para ayudar a fortalecer su sistema inmunológico, el cual lo protegerá de muchas enfermedades:

  • Siempre compra alimentos y carnes destinadas para consumo humano y que provengan de una fuente confiable.
  • Asegúrate de congelar las carnes antes de dárselas de comer a tu peludo durante al menos tres días, 10 días en el caso del cerdo y 10 días para el pescado.
  • Protege la cadena del frío al descongelar sus alimentos, prefiere siempre descongelar en la nevera para evitar la proliferación de bacterias.
  • ❌ Evita alimentar a tu peludo con los órganos del sistema gastrointestinal (esófago, estómago e intestinos) ya que es allí en donde residen la mayor cantidad de bacterias dañinas.
  • Añade probióticos a su dieta como el Kéfir, el Yogurt o los vegetales fermentados, ya que ayudarán a poblar la microbiota de bacterias beneficiosas, neutralizando e inhibiendo a las bacterias dañinas.
  • Añadir vinagre de manzana a las comidas puede ayudar a matar bacterias dañinas y a mantener la acidez del estómago, la cual es necesaria para neutralizar parásitos y patógenos.
  • Lávate muy bien las manos antes y después de manipular o preparar la comida de tu peludo.
  • Lava muy bien su comedero antes y después de darle su comida.

Si sigues estos consejos no deberías temer a las bacterias, así que: no tengas miedo ❌ infórmate bien, y atrévete a mejorar la salud de tu peludo con una nutrición adecuada.

Si te gustó el artículo, comparte❤⬇.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación

¡Suscríbete al blog!

Suscríbete para recibir consejos que te ayudarán a mejorar la alimentación y la salud de tu perro o gato 🐾

Sin spam, solo información valiosa.