6 razones para NO alimentar con pienso a tu perro o gato

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
no-al-pienso
El pienso es un alimento ultraprocesado, alto en carbohidratos y azúcares, realizado con proteínas de dudosa procedencia y calidad, repleto de químicos y aditivos perjudiciales para la salud de nuestros peludos y pare de contar. Hoy quiero contarte 6 razones para no alimentar con pienso a tu perro o gato.

Cuando Miel llegó a mi vida — algún día les contaré la historia de cómo sucedió — yo no sabía cómo cuidar de un perro y muchos menos cómo alimentarlo. Así que al principio hice lo que hace todo el mundo: compré una bolsa de pienso para cachorros de una marca muy famosa y popular que me habían recomendado (de la peor calidad, aunque en ese momento no lo sabía) y empecé a alimentarla con eso.

Mi primera señal de alerta fueron los análisis de sangre de mi cachorrita que arrojaron como resultado principios de anemia. El veterinario de ese entonces me dijo que eso era “normal” en cachorros pues a las madres “a veces no las alimentan del todo bien”. Acto seguido me dijo que siguiera con el pienso y que no le diera nada más que su comida para perros porque, según el, se podía enfermar.  

Lo primero que hice fue poner en duda lo que me dijo, ya que nunca he creído que la comida real pudiera enfermar a un animal que evolucionó para comer carne, así que empecé a investigar al respecto y todo lo que encontré (que no fue tan fácil de encontrar en ese entonces) fue alarmante. A los pocos días le quité el pienso y más nunca volví atrás.

¿Por qué no recomiendo alimentar a perros y gatos con piensos o croquetas?

Para entender el por qué debemos saber que tanto perros como gatos son animales carnívoros. Esto quiere decir que ellos están biológicamente creados y preparados para comer y digerir proteínas animales crudas, al igual que sus ancestros los lobos y los grandes felinos.

¿Sabías que los perros comparten el 99,8% de su ADN con los lobos? Esto quiere decir que tanto perros como lobos son genéticamente idénticos, lo único que hemos modificado a lo largo de todos estos años de evolución y cruces ha sido el fenotipo (es decir, su apariencia y rasgos de comportamiento). Los lobos y los perros comparten el mismo sistema digestivo y cuentan con requerimientos nutricionales similares. Por lo tanto, una alimentación mínimamente procesada (cruda) será ideal para mantener un buen estado de salud en ambos animales.

¿Tienes tus dudas? Solo echa un vistazo a los dientes de tu perro.

La dentadura de un perro es muy parecida a la de un lobo, contiene muelas carniceras creadas específicamente para triturar huesos y desgarrar carne. De igual manera, todo su tracto gastrointestinal está acondicionado para procesar y digerir proteínas animales crudas ya que estas constituyen su principal fuente de alimento y nutrientes. De hecho, el estómago de un perro tiene una alta acidez (con un pH que ronda entre 1 y 2) ya que necesita neutralizar diferentes patógenos y bacterias que pueda contener la carne cruda.

¿Por qué te cuento esto? Porque solo entendiendo su especie y sus requerimientos nutricionales podemos brindar una correcta alimentación a nuestros peludos y el pienso no es la mejor opción para alimentar a nuestros perros.

El pienso es un alimento ultraprocesado

¿Alguna vez has visto cómo se fabrica el pienso, perrarina, bolitas o como lo llamen en tu país? Este “alimento” es una preparación industrial a base de una larga lista de ingredientes algunos de ellos tóxicos — , los cuales a su vez pasan por procesamientos previos como la hidrólisis, la refinación y la extrusión para conjugarlos en un solo “alimento” deshidratado que pueda ser introducido en una bolsa, durar muchos años sin descomponerse y “alimentar” a nuestras mascotas.

Para nadie es un secreto que el consumo de alimentos ultraprocesados es perjudicial para la salud y que acarrea consigo un montón de enfermedades, esto vale tanto para humanos como para animales. Uno de los problemas principales que conlleva el procesamiento de los alimentos se relaciona a los subproductos que se generan de la cocción a altas temperaturas (método de extrusión).

El proceso de extrusión mediante el cual se realiza el pienso consiste en cocinar los ingredientes a temperaturas extremadamente elevadas. Esto no solo degrada y elimina todos los nutrientes que puedan contener los alimentos, sino que además genera dos potentes agentes carcinógenos como lo son las acrilamidas y las aminas heterocíclicas ⚠⚠.

Sí, leiste bien. Aún si los ingredientes del pienso que le das a tu peludo fueran de la mejor calidad, este contiene agentes carcinógenos por el modo en que es procesado. Esto significa que un perro o un gato alimentado con pienso estará consumiendo estas sustancias tóxicas todos los días de su vida, algo que definitivamente no es bueno para nuestros peludos.

El pienso es alto en carbohidratos y azúcares

Tanto perros como gatos son animales carnívoros y su dieta evolutiva se basa en presas: huesos carnosos, carne muscular, grasa y vísceras, junto a un pequeño porcentaje de frutas y materia vegetal. El problema con el pienso es que es un alimento fabricado con una cantidad exorbitante de carbohidratos, los cuales no pueden ser digeridos eficientemente por nuestros peludos.

Los animales carnívoros no tienen necesidades nutricionales de carbohidratos y carecen de las vías metabólicas para digerirlos eficientemente, aunque sí pueden beneficiarse de los nutrientes y vitaminas contenidos en carbohidratos complejos como las frutas y verduras.

Un pienso cuyo principal ingrediente son carbohidratos almidonados

El problema principal radica en que la mayoría de los piensos están formulados con altas cantidades de carbohidratos almidonados y azúcares innecesarios (muchas veces estos constituyen su principal ingrediente). Y, al alimentar a una especie que no requiere de carbohidratos principalmente con este macronutriente, se producen cambios degenerativos en su organismo que al final se traducen en aparición de enfermedades que merman la calidad de vida de tu peludo o incluso pueden causar la muerte. Por ejemplo:

  • Cáncer (1 de cada 2 perros tienen cáncer hoy en día).
  • Diabetes.
  • IBD (enfermedad inflamatoria intestinal, cada vez más frecuente).
  • Alergias.
  • Obesidad.
  • Insuficiencia renal.
  • Problemas hepáticos.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Artritis, entre otras.

Si quieres saber cómo calcular la cantidad de carbohidratos en el pienso de tu peludo, puedes consultar este artículo.

La mayoría de los piensos están compuestos por proteínas de baja calidad

Muchos piensos están formulados con “subproductos” de algún animal. Basta con leer la etiqueta de los piensos para enterarte si tu perro o gato está siendo alimentada con un subproducto.

¿Qué es un subproducto animal?

Un subproducto es básicamente todo lo que “sobra” del animal después de remover todas las partes destinadas para el consumo humano. No todos los subproductos son malos. Por ejemplo, las vísceras son consideradas muchas veces un “subproducto animal” y aún así constituyen una de las mejores fuentes de vitaminas y minerales.

Sin embargo, la mayoría de las empresas de pienso utilizan subproductos animales de muy baja calidad (ojalá fueran solo vísceras) y en muchos casos lo utilizan como ingrediente principal. Estos subproductos animales usados por las empresas de pienso usualmente constituyen una mezcla de restos muy pequeños de músculo, huesos, plumas, patas y cartílago, lo cual no califica como una proteína de calidad para alimentar a tu peludo a largo plazo, aunque sí aporta diferentes nutrientes (nutrientes que luego morirán debido al procesamiento).

Así que, si el paquete dice que tiene pollo y la etiqueta te dice que está compuesto únicamente por carbohidratos y subproductos de pollo, ¡HUYE DE ESE TIPO DE PIENSOS! y si no especifica cuál es el animal y solo pone “subproducto animal” ¡¡¡HUYE AÚN MÁS RÁPIDO!!!

Están repletos de aditivos y químicos perjudiciales para su salud

Si lees la etiqueta del pienso de tu perro, seguramente verás una gran cantidad de ingredientes que no reconoces y que ni siquiera puedes pronunciar. La gran mayoría de los piensos están repletos de aditivos, sabores artificiales que añaden para hacer la comida más palatable, colorantes, químicos y conservantes que pueden ser tóxicos para la salud de nuestros perros y gatos.

⚠ Algunos piensos, además, contienen BHA, BHT, y/o Etoxiquina, los cuales son antioxidantes que pueden causar toxicidad e incluso cáncer si son consumidos a largo plazo ¡Por favor, aléjate de un pienso que incluyan este tipo de antioxidantes en su etiqueta!

El pienso es un alimento deshidratado

pienso-peligroso

El pienso o croquetas es un tipo de alimento muy cómodo, ya que nos ahorra un montón de tiempo: basta comprar una bolsa en el súper, abrirla y servir un poco en el cuenco. Sin embargo, para que el pienso pueda mantenerse “en buen estado” dentro de una bolsa durante un tiempo prolongado es necesario eliminar casi por completo su humedad.

El problema con los alimentos deshidratados es que tanto perros como gatos necesitan aportar un gran porcentaje de humedad en su dieta para lograr un correcto funcionamiento de sus riñones y mantener un buen equilibrio hídrico.

Cuando un perro o un gato come estas bolitas secas todos los días, entra en un estado de deshidratación crónica que perjudica seriamente sus riñones. Una de las enfermedades más comunes — y con un alto índice de mortalidad — es la insuficiencia renal, la cual puede verse causada por el estado de deshidratación constante al cual son sometidos nuestros peludos con este tipo de alimentación.

La buena noticia es que esto es 100% evitable con una alimentación biológicamente apropiada para su especie.

El pienso sí que contiene vitaminas, pero son sintéticas

La industria del pienso se jacta de fabricar un alimento 100% balanceado para nuestros peludos y esto es cierto, a medias…

Como ya sabrás, el pienso es elaborado mediante un proceso llamado extrusión que elimina cualquier aporte nutricional de los ingredientes. Por lo tanto, los fabricantes deben recurrir al uso de una mezcla de vitaminas y minerales sintéticos para cumplir con los requerimientos mínimos nutricionales que exigen los estándares internacionales para su aprobación y venta al público.

El problema de confiarle la alimentación de nuestros peludos a una bolsa llena de nutrientes y vitaminas sintéticas está en que estos nutrientes hechos en laboratorios no se absorben igual en el organismo, principalmente porque su forma química es diferente y eso dificulta que sean reconocidos por los receptores de las células.

Un claro ejemplo de esto es el ácido ascórbico, llamado “vitamina C”, el cual constituye un único componente aislado, de los miles que conforman la molécula de Vitamina C. Por lo que, si bien aporta nutrientes, no es aprovechado de igual manera por el organismo debido a la ausencia de los co-factores de la vitamina, los cuales son necesarios para ser correctamente absorbidos. Es por esto por lo que los nutrientes deben obtenerse preferiblemente de alimentos frescos y reales, no de una mezcla realizada en un laboratorio.


¿Necesitas más razones para no alimentar con pienso o croquetas a tu perro o gato?

Al final del todo, estamos ante un alimento sumamente perjudicial para nuestros peludos, en todos los sentidos y por donde se le mire. Las grandes corporaciones se han encargado, a través del marketing y de la financiación de las escuelas veterinarias, de extender y normalizar su uso durante los últimos 70 años y de hacernos olvidar que los perros y los gatos solían comer comida de verdad ¡¡¡y que solían vivir mucho más!!!.

⚠ La expectativa de vida de los perros ha pasado de 17 a 11 años de vida en tan solo 50 años, 1 de cada 2 perros tiene cáncer y las enfermedades degenerativas se han disparado.

Estas son solo unas pocas de las muchísimas razones para no alimentar con pienso a nuestros perros y gatos. Ellos no pueden elegir qué comer, es nuestra responsabilidad como cuidadores el brindarle la mejor alimentación posible para maximizar su vitalidad: una alimentación biológicamente apropiada, siguiendo su dieta evolutiva.

Si quieres saber cómo alimentar a tu perro correctamente, puedes consultar este artículo (o este otro si tienes gato).

Y, si te interesa conocer más sobre el tema, puedes mirar mi vídeo de Youtube en donde te explico en detalle por qué no recomiendo alimentar con pienso a tu peludo ⬇⬇⬇

Pd: suscríbete al canal 🙏 y comparte el artículo si te ha parecido útil o interesante.

Fuentes citadas:

  • ITIS report: Canis lupus familiaris.
  • “Cats and Carbohydrates: The Carnivore Fantasy?” –  Adronie Verbrugghe & Myriam Hesta.
  • “Well-done Meat Intake, Heterocyclic Amine Exposure, and Cancer Risk” -Wei Zheng, Ph.D. & Sang-Ah Lee, Ph.D.
  • “Toxicology of the synthetic antioxidants BHA and BHT in comparison with the natural antioxidant vitamin E” – R Kahl & H Kappus.
  • “Dietary Acrylamide and the Risks of Developing Cancer: Facts to Ponder” – Jaya Kumar, Srijit Das, & Seong Lin Teoh.

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Jessica Da Silva

Jessica Da Silva

Especialista en Nutrición Animal

Guía completa
de la dieta barf para perros

Guía completa
de la dieta barf para gatos

¿Quieres más contenido y consejos sobre alimentación? Echa un vistazo a mis redes sociales

Más artículos

Suscríbete y aprende todo lo que necesitas para alimentar a tu mascota 🐶🍖🥕

¡Comparte! Ayúdame a que todo el mundo sepa sobre esto

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Categories

Artículos Destacados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación

Mejora la salud de tu peludo por medio de la nutrición🥩🥕

Suscríbete al blog y recibe información y valiosos consejos sobre nutrición animal🐶🐱 Para que aprendas a alimentar correctamente a tu peludo, a prevenir y tratar enfermedades y a mantenerlo sano💪